NEUROANAT: Neuroembriología


Neuroanatomía

Tema: Introducción

Introducción: Neuroembriología


 

Medula espinal

Neurulación

Todo el sistema nervioso se origina de la placa neural, un engrosamiento ectodérmico en el suelo del saco amniótico (fig. 1.1). Durante la tercera semana tras la fecundación, la placa forma los pliegues neurales pares, que se unen para crear el tubo neural y el conducto neural. La unión de los pliegues comienza en la futura región cervical del embrión y, desde este punto, avanza rostral y caudalmente. Los extremos abiertos del tubo, los neuróporos, se cierran antes de finalizar la cuarta semana. El proceso de formación del tubo neural a partir del ectodermo se conoce como neurulación. Las células en el borde de cada pliegue neural escapan de la línea de unión y forman la cresta neural a lo largo del tubo. Los tipos celulares derivados de la cresta neural incluyen células de los ganglios espinales (ganglio sensitivo de la raíz dorsal) y autónomos y las células de Schwann de los nervios periféricos.

 

 

 

 

 

 

Nervios espinales

La parte dorsal del tubo neural se denomina placa alar, mientras que la ventral es la placa basal (fig. 1.2). Las neuronas que se desarrollan en la placa alar tienen una función predominantemente sensitiva y reciben las raíces dorsales de los nervios espinales que se desarrollan a partir de los ganglios espinales. Las neuronas de la placa basal tienen una función predominantemente motora y dan lugar a las raíces ventrales de los nervios espinales. En niveles determinados de la médula espinal, las raíces ventrales también contienen fibras autónomas. Las raíces dorsales y ventrales se unen para formar los nervios espinales, que emergen del conducto vertebral en el intervalo entre los arcos neurales formados por las vértebras mesenquimatosas. Inicialmente, las células de los ganglios espinales son bipolares. Pasan a ser monopolares por confluencia de sus dos prolongaciones en un lado de las células madre.

 

 

Encéfalo

Partes del encéfalo

Al final de la cuarta semana, la porción rostral del tubo neural experimenta una flexión a nivel del encéfalo medio (fig. 1.3A). Esta región es el mesencéfalo; ligeras constricciones marcan esta unión con el prosencéfalo (encéfalo anterior) y el rombencéfalo (encéfalo posterior). La placa alar del prosencéfalo se expande a cada lado (fig. 1.3B) para formar el telencéfalo (hemisferios cerebrales). La placa basal se mantiene en su sitio como diencéfalo.

Finalmente, una vesícula óptica emitida por el diencéfalo es la precursora de la retina y el nervio óptico. El diencéfalo, el mesencéfalo y el rombencéfalo constituyen el tronco encefálico embrionario. El tronco del encéfalo se dobla conforme progresa el desarrollo. Como resultado, el mesencéfalo avanza hacia la cima del encéfalo. El rombencéfalo se pliega sobre sí mismo, haciendo que las placas alares se acentúen y creando el cuarto ventrículo encefálico, de forma romboidal (a modo de diamante). La porción rostral del rombencéfalo origina el puente y el cerebelo, mientras que la porción caudal origina la médula oblongada (bulbo raquídeo) (fig. 1.4).

 

 

 

 

 

Sistema ventricular y plexos coroideos

El conducto neural se dilata dentro de los hemisferios cerebrales, formando los ventrículos laterales; éstos comunican con el tercer ventrículo contenido en el diencéfalo. El tercer y cuarto ventrículos comunican a través del acueducto del mesencéfalo (fig. 1.5).

 

Los delgados techos del prosencéfalo y el rombencéfalo se encuentran invaginados por penachos capilares que forman los plexos coroideos de los cuatro ventrículos. Los plexos coroideos secretan el líquido cefalorraquídeo (LCR), que fluye a través del sistema ventricular. El líquido abandona el cuarto ventrículo a través de tres aberturas en su techo (fig. 1.6).

Nervios craneales

La figura 1.7 ilustra el estado de desarrollo de los nervios craneales durante la sexta semana tras la fecundación.

  • El nervio olfatorio (I) se forma a partir de neuronas bipolares que se desarrollan en el revestimiento epitelial de la fosa olfatoria
  • El nervio óptico (II) crece centralmente de la retina.
  • Los nervios oculomotor (III) y troclear (IV) se originan del mesencéfalo, y el nervio abducens (VI) lo hace del puente; los tres inervan los músculos extrínsecos del globo ocular.
  • Las tres divisiones del nervio trigémino (V) son sensitivas para la piel de la cara y el cuero cabelludo, para las mucosas de la cavidad buconasal y los dientes. Su raíz motora inervará los músculos masticadores.
  • El nervio facial (VII) inervará los músculos de la expresión facial. El nervio vestibulococlear (VIII) inervará los órganos de la audición y el equilibrio que se desarrollan a partir del otocisto.• El nervio glosofaríngeo (IX) es mixto. La mayoría de sus fibras conducen sensibilidad de la orofaringe.
  • El nervio vago (X) también es mixto. Contiene numerosos elementos sensitivos que inervan las mucosas del sistema digestivo, y un amplio elemento motor (parasimpático) para la inervación de corazón, los pulmones y el tubo digestivo.
  • La raíz craneal del nervio accesorio (XIc) se distribuirá junto con el vago hacia los músculos de la laringe y la faringe.
  • La raíz espinal del nervio accesorio (XIe) inervará los músculos esternocleidomastoideo y trapecio. El nervio hipogloso (XII) inervará los músculos de la lengua.

 

Hemisferios cerebrales

En el telencéfalo, la actividad mitótica se produce en la zona ventricular, justo fuera del ventrículo lateral. Las células hijas migran a la superficie externa del hemisferio en expansión y forman la corteza cerebral.

La expansión de los hemisferios cerebrales no es uniforme. Una región en la superficie lateral, la ínsula (del latín, «isla»), está relativamente inactiva y forma un eje alrededor del cual rota el hemisferio en expansión. A las 14 semanas de gestación, pueden identificarse los lóbulos frontal, parietal, occipital y temporal (fig. 1.8).

En la superficie medial del hemisferio, una parte de la corteza cerebral, el hipocampo, pertenece a un quinto lóbulo del cerebro, el lóbulo límbico. El hipocampo es arrastrado hacia el interior del lóbulo temporal, dejando tras de sí una banda de fibras denominada fórnix. Dentro de la concavidad de este arco se encuentra la fisura coroidea, a través de la cual se invagina el plexo coroideo en el interior del ventrículo lateral.

La comisura anterior se desarrolla como una conexión que une las regiones olfatorias de los lados izquierdo y derecho.

Por encima hay una comisura mucho más grande, el cuerpo calloso, que vincula las áreas de la corteza cerebral de ambos lados. Se extiende en dirección dorsal por encima del fórnix.

Las secciones coronales del telencéfalo muestran una masa de sustancia gris en la base de cada hemisferio que constituye el precursor del cuerpo estriado. Al lado del tercer ventrículo, el diencéfalo da lugar al tálamo y el hipotálamo. Los hemisferios cerebrales en expansión entran en contacto con el diencéfalo, y se fusionan con él.

Una consecuencia es que, a partir de este momento, el término «tronco del encéfalo» quedará limitado a las restantes partes libres: mesencéfalo, puente y médula oblongada. Una segunda consecuencia es que la corteza cerebral es capaz de proyectar fibras directamente al tronco del encéfalo. Juntamente con las fibras que se proyectan desde el tálamo hasta la corteza, dividen el cuerpo estriado en los núcleos caudado y lentiforme.

En la semana 28 del desarrollo aparecen varios surcos (fisuras) en la superficie del cerebro, sobre todo los surcos lateral, central y calcarino.

 

Correlación clínica

El espectro oculoauriculovertebral (síndrome de Goldenhar) incluye una serie de anomalia craniofaciales que suelen afectar a los huesos masilar superior temporal y cigomático que son pequeños y planos. En estos pacientes es frecuente observar anomalías en el oído externo (anotia, microtia), el ojo (tumores y quistes dermoides en el globo ocular) y en las vértebras (vertebras fusionadas y hemivertebras, espina bífida).

La asimetría se observa en el 65% de los casos. Uno de cada 5,600 nacimientos.

 

Leave a Comment


Your email address will not be published.